miércoles, 20 de mayo de 2009

Quinto Round.


Él es feo, gordo, pésimo cabello a los hombros, patético, con aires de galán de balneario y viejo -¿mencioné que sólo me pretenden los viejos?-.

Su sentido de la moda se perdió en el mercado en donde -seguramente- compra su ropa de baja calidad, su enorme ego debe compensar otras carencias y su sentido de la realidad debe estar distorsionado por tanto jugo de toronja que bebe -esperando bajar de peso-. Pretende ser un hombre de negocios exitoso, se jacta de su estrecha relación con la gobernadora y diversos senadores, presume su casa en París y sus múltiples y constantes viajes al extranjero... Él y sólo él podría salvar al mundo en caso de que este fuera ataco por... que se yo, Godzilla.

Ese hombre, viejo, gordo, feo, ridículo... Ese hombre tiene la estúpida idea de que con unos simples y horribles regalos puede conquistar mi corazón -ajá si claro...corazón-. Ya son varios los intentos que hace por tratar de sacar algo más que un seco y apático "Gracias" de mí ser.

Lo primero: un ramo enorme de flores, flores lindas debo admitir pero flores al fin y al cabo. Error. A mí no-me-gus-tan-las-flo-res, si pudiera las comería pero no se puede, así que no me sirven. Punto.
Lo segundo: un porta retrato ¡un estúpido porta retrato! carísimo y finísimo pero un porta retrato a fin de cuentas. A mi mamá le encantó.
Tercer intento: un libro acerca de piratas. Ese me sirvió... para conquistar a otro chico, se lo regalé y le encantó. Conseguí una cita.
Cuarto estúpido intento: otro libro, referente al racismo. Ni siquiera lo abrí, pasó de mi mano a la mano de mi hermana y de ahí se perdió en el limbo.

Creí que se había dado por vencido, creí que mis saludos fríos y distantes, mi mala cara al verlo y mis comentarios sarcásticos referentes a su persona y sus regalos habían dado resultado.

Pero no. No señores, claro que no.

Hoy en la mañana apareció enfundado en unos pantalones de tela plástica que en cada movimiento rechina y parece decir: "soy un perdedor". Con voz seductora y mirada profunda me entregó un disco envuelto. Agradecí. No hubo sarcasmo. Se fue.

¡Oh sorpresa! disco más estúpido no pudo haberme regalado.

Mamma Mia...The Movie Soundtrack Freaturing the songs of ABBA.

Me regaló la banda sonora de una película que NUNCA vi y NUNCA llamó mi atención.
No entiendo porque, dado el hecho de que siempre me ha escuchado tararear "Every day i love you less and less" y “ Why don´t you walk away?” me regaló algo que repite una y otra vez “Honey, honey”.

Estoy ofendida, asqueada y demás adjetivos que vengan al caso.

¿Alguien vio la película? ¿Alguien quiere la banda sonora? La regalo con gusto a mi me da kiki tenerla.

9 comentarios:

- B.tO - dijo...

Jaja, yo vi la película y me gustó como para guilty pleasure. Además, mis padres eran fanáticos de ABBA...

Pero no, no quiero el soundtrack. ¡Qué regalo más raro!

Y qué enfado de persona, ¿cómo te deshaces de esos? Aunque, podríamos raptarlo y cobrar su millonario empleo como recompensa...

Tumeromole dijo...

¿De verdad alguien regala discos de ABBA?

Qué "grueeeeessssso". Deberías de ir ponerlo a todo volumen frente a su casa, a ver si le parece tan atractivo al vejete.

La Alicia dijo...

Creo que está mas raro el libro del racismo.

Pero, bueno, se cansará de echarle ganas algún día.

Esperemos.

Simple Poeta+ dijo...

Ps no es nada del otro mundo, osea un amigo también me regaló un disco de ABBA, de Nelson Ned y Palito Ortega... yo sólo le dije gracias.









Después de darle con mi escopeta en su blasfema cara

Lia dijo...

Mi Lady, no creo que vayas a encontrar a alguien que quiera ese cd de regalo. Tíralo, bótalo, quémalo! Que tus majestuosos oídos no se contaminen con semejante falta de respeto.

¿Qué hacer con el vejete? mmm. Sin palabras!


tardle: me suena a que más tarde o más temprano se dará por vencido..

Lia dijo...

¿¿¿Cómo ves Mi Lady???? Ahora resulta que tengo una stalker! Maldita cara, maldito rostro, maldito carisma mío!!!

Pues sucede que el día de ayer participé en el programa de radio -vía internet- que tiene una amiga cada miércoles; estando ahí llegaron unas chicas a promocionar su portal lésbico. Y hoy me despierto y me encuentro con este mensaje...

En fin, creo que has acertado en tus palabras, me parece imposible /difícil obtener lo que en este momento deseo. No sé como proceder. Y mira que trato de poner de mi parte, no tomarme la vida tan en serio, disfrutar los buenos momentos y dejar de victimizarme. Debo -como bien dijiste- abrir los ojos.

Y no importa que te escuches como mamá, me gusta que de vez en vez, me pongas en mi lugar :)

A tu salud esta noche ahogaré a mis neuronas en alcohol, sólo a tu salud.

La vida es una pendejada.

Fultzion ¿mmm? ¿Fusión?

Guapachoso dijo...

Así como lo ves, también tiene sentimientos, jaja.

¿Entonces, eres muy difícil de conquistar?

Ninja Peruano dijo...

Carajo, esto se está volviendo como "los 12 días de navidad", pero con regalos más contemporáneos.

Espera a que te de un Lexus antes de tomar cualquier decisión.

Cazador de Tatuajes dijo...

Regalar ese disco está tipificado en el código penal como "atentado a la moral y a las buenas costumbres" ve y cuéntaselo a quien más confianza le tengas.