sábado, 17 de octubre de 2009

Mateo.

Mateo siempre fue el mejor.

Nacido para ganar sobre todo y sobre todos, desde pequeño su madre no dejó nunca de repetirle que era perfecto.

Educado en las mejores escuelas, siempre en cuadros de honor, ganando medallas, becas, reconocimientos. Admirado por todos, querido por muchos, siempre popular, siempre líder.

"Mateo el Triunfador" consiguió todo en la vida.

Todo, excepto una cosa.

Siempre quiso acatar órdenes no darlas, ser espectador no actor...

Mateo siempre quiso ser mediocre, pero fue educado para ganar.





Lo que para muchos es perfecto, para otros es un infierno.

10 comentarios:

Brenda Bejar dijo...

¿Mateo estudió en el Tec?

ge zeta dijo...

¿Mateo es tonto?

Anónimo dijo...

Wow... es una gran ironía, esto que has resumido de forma tan concisa. Y creo que entiendo exactamente lo que quieres decir.

Dr. Dulcamara dijo...

Pobre Mateo, el que habría encajado perfectamente en éste mundo pero no, al psicólogo también porque sus padres lo querían triunfador.

Saludos

Elvis Carrot. dijo...

Pobres padres de Mateo, no saben -o quizá sí- que hicieron a su hijo un "muchachito" triste.

Josuédric dijo...

Lo voy a imprimir y lo pegaré en la oficina. <:o)

Tumeromole dijo...

"Qué feo Mateo".

Kentucky Freud Chicken dijo...

Esto es una reverenda porquería pero no lo diré porque, bueno, te amo.

Meryone dijo...

pobre mateo!

a mí me revolvió las entrañas la historia del mediocre fustrado...

besos

Paula Shultz dijo...

Sin duda.
Lo más común es que nunca se obtiene todo lo que se quiere y pocos están agusto con lo que les toca.

Pues ya ni modo... ni volviendo a nacer, pobre Mateo.

Saludos :)